RENDIMIENTO DEPORTIVO

EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO DEPORTIVO Y LOS 21 ESCALONES PARA MEJORAR LAS HABILIDADES MENTALES DEL DEPORTISTA.

   EL ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO DEPORTIVO.

El deporte, de alto rendimiento, se ha visto implicado en un acelerado desarrollo y exigencia que demanda cada vez mayor apoyo técnico científico. Hoy los deportistas sostienen retos y alcanzan metas que hacía algunos eran inalcanzables. Para ello se someten a rigurosos entrenamientos sobre la base de numerosas disciplinas científicas, como una de ellas la psicología deportiva han probado ser eficazmente necesarias si se quiere llegar a la cumbre obteniendo no sólo el rendimiento máximo sino el mejor desarrollo personal. Ante esta aclaración se pretende clarificar lo que significa el entrenamiento psicológico y su importancia en la formación y el rendimiento deportivo.

En la actualidad se reconoce, tal como lo afirma González, J.(1992), que “cuando las capacidades fisiológicas, las técnicas de entrenamiento, la intensidad de trabajo alcanzan niveles máximos, la frontera última de la ciencia del deporte es la mente” y es allí precisamente donde hace su aporte la psicología deportiva. Esta área aplicada trabaja de manera científica y concreta adaptando y creando procesos de evaluación e intervención que le permitan al deportista desarrollar al máximo su potencial físico y psicológico. Su objeto de estudio lo constituyen las particularidades psicológicas de la actividad deportiva y del deportista. Del mismo se derivan un conjunto de tareas tales como el estudio de los fundamentos psicológicos de la preparación física, técnica y táctica; las particularidades psicológicas de la personalidad del deportista; los fundamentos psicológicos del entrenamiento, la competencia y los diferentes deportes; y la preparación psicológica del deportista para la competencia; las cuales confluyen en una frase: ENTRENAMIENTO PSICOLÓGICO.

Cuando hablamos de entrenamiento psicológico nos referimos a una serie de estrategias y objetivos consecuentes que se desarrollan a lo largo del tiempo; por tanto, suponemos que tenemos unas metas claras hacia donde dirigir nuestros esfuerzos y que disponemos al menos de un tiempo prudencial para lograrlas. El entrenamiento psicológico es un programa que debe inicialmente procurar lo que González, J.L.(1992) llama la disponibilidad psicológica y que hace referencia a la “actitud individual del deportista para conseguir las metas propuestas” y encierra tres cualidades: intensidad, concentración y entusiasmo.

Hoy se dice que el futuro del deporte está en el entrenamiento mental y creemos que es razonable, tal como lo propone Medvedev, acepta que “No es el día de participación cuando se gana la competición. Las victorias se preparan durante muchas horas y días de trabajo intenso. Por consiguiente, precisamente la calidad de los entrenamientos, el esquema psicológico de su organización y realización, juegan un papel sumamente importante, EN ESENCIA UN PAPEL RECTOR.”

   En el Libro: “GANAR CON LA CABEZA”. De Rafi Srebro y Joaquín Dosil, toman como base a los 21 escalones que son la base para superarse continuamente en el deporte, para llegar a lograr un equipo competitivo.

   21 ESCALONES PARA MEJORAR LAS HABILIDADES MENTALES DEL DEPORTISTA:

  • Sé consciente de que hay factores mentales que influyen en tu rendimiento personal en el terreno de juego.
  • Entiende que las habilidades mentales influyen de forma importante en la calidad de tu juego.
  • El estrés responde a una reacción normal. Toma el estrés como un desafío, no como una amenaza.
  • Usa métodos de relajación y de control de respiración.
  • Saca provecho a tu poder de visualización.
  • Controla tus pensamientos.
  • Cambia pensamientos negativos por pensamientos positivos.
  • Utiliza la mente antes del partido y durante el partido.
  • Controla tu nivel de estrés personal y regúlalo durante el partido.
  • Interpreta tu papel, personal y de equipo.
  • Asume la responsabilidad personal de lograr el nivel de motivación más adecuado a tu potencial.
  • Define tus objetivos más adecuados.
  • Mejora tu autoconfianza y cree en tus habilidades.
  • Control emocional: Juega a tu deporte con tu cuerpo y con tu cabeza, no con las emociones.
  • Mejora tu concentración.
  • Enfréntate a las lesiones.
  • Busca el equilibrio entre la forma física y la fuerza mental.
  • Asume que el descanso es parte del entrenamiento físico.
  • Cuida tu alimentación. Corres y das lo mejor con lo que comes.
  • Explota las situaciones especiales en un partido.
  • Persevera.

    “Trabaja antes, durante y después de la temporada, ya que si lo quieres hacer antes de un competencia sin haberlo entrando no sirve de nada”.

 

   “Deportistas preparados integralmente para la competencia, son los que construyen y fomentan grandes instituciones, desde lo personal a lo económico”.

 

circulo vicioso

 

Este es un mundo realmente fascinante, en el cual entrenando psicológicamente, podrás superarte y alcanzar los rendimientos deportivos que buscas.

“Si quieres ganar, empieza por mejorar tu rendimiento deportivo. El ganar solo es una consecuencia de trabajar integralmente las 4 patas del rendimiento deportivo: desde lo físico, lo técnico, lo táctico y lo psicológico. Logrando un desarrollo competitivo y llegando a la excelencia”.

“Si incorporas al Entrenamiento Psicológico dentro del desarrollo de tu Proyecto Deportivo Integral, el éxito estará más cerca”.

 

RENDIMIENTO DEPORTIVO

 

Walter A. Abregú Chesta.

Lic. en Psicología.

Entrenador Psicológico Deportivo.